Artículos
  Links     Noticias     Archivo     Opiniones     Multimedia     Entrevistas     Clasificados  
Técnicos
Infantiles
Generales
Menu:
Inicio
Indice
Publicar
Contacto

Proyecto Juveniles

Premisa
Durante mas de una década estuve hinchando los quinotos con el tema de los infantiles, las destrezas, etc-. Ahora que por fin veo que esa filosofía va echando raíces y se va afianzando en el país, creo que es hora de dar el próximo paso. Porque los pibes que ahora están en las categorías inferiores, en pocos años -si las cosas se hacen bien- van a estar poblando los rangos de juveniles y ya va siendo hora de ir preparándoles el terreno… para que no sufran como los 4 o 5 que quedan hoy en día en actividad. ¿Se dan cuenta que en cuanto se jubile la actual generación de mayores, no va a haber suficientes patinadores como para armar un equipo normal, ya sea en varones como en mujeres? Triste, muy triste.

Datos
Resulta frustrante ver que dejan de patinar atletas que en categoría cadetes empezaban a evidenciarse como potenciales talentos (antes de esa categoría es ridículo afirmar que tal o cual corredor podría ser un fenómeno). Casi todos los deportes, en el rango de edad entre 16 y 19 años, tienen un índice de abandono muy significativo, por obvios motivos (escuela, trabajo, novias/os, etc). Pero a las razones arriba indicadas, normales por lógica, hay que agregarles la desidia y/o estupidez de dirigentes que no son capaces de satisfacer las exigencias de esta porción de atletas, o que simplemente no hacen nada por ellos. Para colmo, en los últimos años está de moda ningunear a los chicos (y en particular a las chicas), descartándolos de los mundiales por “no tener nivel” o argumentos similares. Que alguien me explique como mierda van a levantar nivel, si no les dan ni el mínimo fogueo internacional!

Bueno, dejemos las teorías y las culpas de lado y veamos como resolver y mejorar la situación. En primer lugar, hay que identificar la motivación de los chicos, y a continuación ofrecerles iniciativas válidas a mantener y reforzar esa motivación. A primera vista el estímulo mas evidente para mantenerse en competencia podría nacer desde la búsqueda de objetivos técnicos-deportivos cada vez mas altos… pues no! Eso es lo que podríamos creer nosotros los viejos. Para los chicos, a esa edad es de vital importancia el sentirse “parte de la manada”, la interacción social. Nunca será suficiente proponerles tareas técnico/tácticas cada vez mas complejas, si no se satisfacen las básicas necesidades de "pertenecer", de autoestima, de socialización. En definitiva: también a esta franja de edad hay que ofrecerle alguna forma de diversión! Está claro que a la hora de trabajar hay que concentrarse y mantener la seriedad a nivel individual, lo que no significa que el grupo no pueda vivir los entrenamientos en un clima jovial y ameno. Y no me voy a cansar de resaltar la palabra GRUPO: desde el futuro campeón mundial hasta el mas tronco, todos tienen su lugar y utilidad en la dinámica grupal. Este es un aspecto que demasiados entrenadores ignorantes pasan por alto, concentrándose solo en los mejores, en los que ganan siempre, dejando de lado a los demás. Como resultado, al final solo queda en actividad el futuro campeón… que muy probablemente también termine aburriéndose y cambiando deporte.

Finalidad y objetivos
Este proyecto debe servir preponderantemente para asesorar a clubes y entrenadores en su esfuerzo de impedir el abandono precoz de la actividad deportiva en adolescencia, con iniciativas de carácter técnico-competitivo-formativo. Antes de elaborar un plan concreto, deberían establecerse una serie de criterios para evaluar a los posibles candidatos a beneficiarse del proyecto, entre los cuales deberían incluirse los siguientes:
- prestación deportiva específica (tiempos en vs distancias sobre pista de 200mts)
- potencialidad físico-técnica
- actitud hacia el esfuerzo y sacrificio
- determinación y fortaleza mental
- cualidades afectivo-sociales
- disponibilidad económica (ayuda de la familia, club, federación, etc)
Considero efectivo aplicar el concepto con niñas a partir de 14 años y chicos de 15, aunque estoy abierto al debate sobre este argumento. Elaborada la lista de candidatos, con ellos se podría fundar una “pre-selección nacional”, o “team juvenil argentino”, o como lo quieran llamar, que deberá reunirse periódicamente y en diferentes ambientes para trabajar aspectos técnicos-tacticos en conjunto, a la vez que se consoliden los lazos afectivos entre sus integrantes. Así, los atletas que realmente demuestren merecerlo (que no solo los fenómenos) podrán –a corto y mediano plazo- aspirar a algo mas que ser campeones nacionales y llegar a participar en un mundial. Además del orgullo de pertenecer un día a la selección, está garantizada la motivación extra de formar una “elite” de pares, con deporte y amistad como denominador común.

Así pues el objetivo principal será el de lograr mantener el mayor número posible de atletas en actividad hasta la categoría senior, a través de un nuevo objetivo no solo deportivo, por medio de una serie de intervenciones planificadas y programadas hacia la expresión absoluta de las potencialidades individuales, identificadas desde los primeros años de la adolescencia. La idea es, en definitiva, demostrarle al chico que hasta que no haya llegado a su madurez deportiva, hasta que no logre ver sus limitaciones por sí mismo, es absurdo rendirse! Y tiene que lograr eso mientras se siente cada vez mas unido a sus compañeros de aventura, a sus compinches de viajes y -porque no- a sus primeros amores.

El binomio atleta-tecnico
Para que el recorrido hacia la excelencia deportiva llegue a buen fin, y en especial para que un proyecto como este funcione, hace falta un buen juego de equipo… y me refiero al equipo formado entre el corredor y el entrenador. Debería mencionar también “federaciones”, pero me doy cuenta que sería mucho pedir! En todo caso, es fundamental establecer un fuerte vínculo entre los patinadores integrantes del proyecto y el entrenador asignado al mismo. Claro, pocos entrenadores tienen las cualidades necesarias al afrontar un desafío de tal envergadura; en Argentina en particular se pueden contar con los dedos de una mano. A falta de Lugea, que aunque ya bastante tiene con la selección es el único capaz de dar los lineamientos técnicos de base de semejante proyecto, podría proponer a María Eva Richardson. Viéndola trabajar en el reciente mundial de Italia y conociendo su obra desde hace años, me da impresión de ser la candidata ideal. Pero también podrían serlo David Siano o (si no queda otro y con reservas) Guillermo Herrero.
Quien quiera que sea, el técnico encargado de esta elite de juveniles deberá evaluar los entrenamientos individuales en sus propios clubes (y eventualmente sugerir correcciones/ampliaciones), programarles el trabajo grupal, pero sobre todo crear mantener y desarrollar un ambiente ameno entre ellos. En fin, promover en los chicos unas ganas irrefrenables de volverse a encontrar cuanto antes para divertirse y entrenar juntos!

Ámbitos de intervención - Implementación
Motivacionales
-
Dotación de algún tipo de uniforme identificativo (puede bastar solo una remera)
- Publicación de fotos, videos y notas de cada integrante del grupo en sección dedicada de la web CAP/CNC
- Participación en actividades exclusivas para el grupo elite
- Stages a nivel regional/interregional

Técnico-competitivos
-
Asesoramiento a los técnicos de los clubes de cada integrante
- Sesiones de control y preparación (no menos de 2 o 3 anuales!)
- Programación de jornadas periódicas de evaluación y verificación de objetivos en CENARD (único con instrumentación adecuada); no menos de 2 o 3 anuales!

Soporte general
-
Valoración inicial médico/antropométrica
- Asistencia médica/psicológica especializada en caso de necesidad
- Asistencia fisioterapéutica
- Proveer o facilitar adquisición de material (no solo ruedas!)

Realización
Estamos hablando de unos 4 a 6 viajes anuales, no necesariamente a la otra punta del país y por un fin de semana; en general ya se consiguen con relativa facilidad alojamientos gratuitos (aunque también es bueno que los chicos se hospeden en casas de otros patinadores). Y encima ahora que hay fondos del ENARD, no me parece una idea descaradamente costosa, y hasta se puede aspirar a estadías en el extranjero. Por ejemplo, ir a Chile no es tan complicado, y dado el nivel que allí tienen, sería un excelente intercambio para nuestros chicos. Pero también suena factible ir a Colombia (como ya se hizo este año) o a Venezuela, donde están siempre abiertos a la colaboración con países “pobres” o atrasados como el nuestro. En última instancia, si se pudieran conseguir pasajes a precios decentes y no existiera el cepo cambiario, también cabría la posibilidad de llevar a entrenar y competir a Europa a un grupito selecto de pibes que, luego de al menos un año de trabajo en este proyecto, demuestren merecerse un premio de tal entidad (insisto, no hablo solo de resultados deportivos!).
Estoy seguro que los padres, viendo que sus hijos tienen un válido reconocimiento al esfuerzo personal, harían lo imposible para colaborar en lo económico para que esto salga adelante. Los entrenadores por su parte tendrán un nuevo estímulo para capacitarse mas y mejorar en lo suyo (porque actualmente no hay muchos que vayan mas allá del entrenamiento infantil), y los dirigentes… bueno, mas que pedirles que no pongan el bastón entre las ruedas, no me animo. En fin, que aparte de un poco de plata solo hace falta buena voluntad y sentido común por parte de todos los involucrados.

Conclusión
El tema daría para un desarrollo mucho mas extenso y específico; preparar el plan y la ejecución del proyecto llevará mucho tiempo y trabajo. Pero esto no pretende ser mas que la idea preliminar, un boceto del proyecto, el puntapié inicial. Invito pues a los dirigentes, padres y entrenadores que leen esto empezar a pensar, hablar y actuar, en pos del futuro deportivo de nuestros pibes. Así como hace unos años con paciencia y consenso logramos la creación de lo que hoy es la Dirección Nacional de Escuelas, tenemos que iniciar hoy mismo a darle forma al siguiente eslabón de la cadena, para continuar hacia el perfeccionamiento de un sistema completo de formación, arraigo y excelencia de deportistas del mas alto nivel, adaptado a los recursos que tenemos y a la idiosincrasia nacional (o falta de ella). Mientras vea gente con voluntad de cambiar y mejorar, de mover el culo para que estos chicos que hoy patinan con ilusión lleguen a culminar sus aspiraciones deportivas, cuenten conmigo para lo que sea.
El próximo paso lógico, ya para cuando estos juveniles que debemos cultivar lleguen a mayores, tendrá que apuntar a que Argentina vuelva a estar entre las naciones líderes en el panorama mundial, como supo estar hace tanto tiempo ya. Un paso a la vez!

Marcelo Bresin


Ruedas de 110mm
Ejercicios de pretemporada